Que si ya eres mayor, que si ya es tarde, que si el metabolismo no te va a dejar adelgazar… Y así más excusas para no ponerte las pilas. ¿Se te han grabado a fuego y te lo has terminado creyendo?

Hoy desmontamos algunos de los mitos más famosos sobre la pérdida de peso y cómo conseguirlo de verdad. ¡Vamos!

Mito 1. Es demasiado tarde para empezar a perder peso

Nunca es demasiado tarde para mejorar nuestra vida. Aunque es cierto que el proceso puede ser un poco más lento debido a los cambios hormonales y metabólicos asociados con la edad, se pueden lograr grandes resultados con perseverancia.

Los hábitos y decisiones que tomamos cada día (a la hora de alimentarnos o de hacer deporte) son mucho más importantes que la edad. La clave está en adoptar esos hábitos y hacer cambios sostenibles que encajen con nuestro estilo de vida.

Mito 2. Perder peso es imposible porque el metabolismo cambia

Es cierto que el metabolismo basal tiende a ralentizarse a medida que envejecemos, lo que significa que quemamos menos calorías en reposo. Pero este cambio no significa que la pérdida de peso sea imposible.

De hecho, como te decíamos, si adoptamos una serie de hábitos saludables, podremos hacer frente a esta ralentización.

Mito 3. Adelgazar es solo una cuestión de calorías

La calidad de los alimentos y la salud en general juegan un papel importante en la pérdida de peso. Si bien las calorías consumidas y quemadas son importantes, la calidad de los alimentos que consumimos es más importante aún para la pérdida de peso y, también, para mejorar nuestra salud.

Centrarse en alimentos nutritivos y de calidad, y alejarse de los ultraprocesados y productos industriales, puede tener un impacto significativo en nuestros esfuerzos para perder peso. ¡Y se puede conseguir!

Mito 4. Las personas mayores de 50 años no pueden desarrollar músculo y perder grasa al mismo tiempo

Con el enfoque adecuado en la dieta y el ejercicio, es posible ganar músculo y perder grasa simultáneamente. Y, desde luego, sin importar la edad.

Sí, los cambios en la composición corporal pueden hacer que cueste un poco más, pero una combinación de entrenamiento de fuerza y cardio, junto con una dieta equilibrada, pueden ayudar a reducir los niveles de grasa y aumentar los de músculo, el objetivo que todos queremos cuando nos proponemos adelgazar.

Mito 5. La pérdida de peso rápida es más efectiva que la pérdida de peso gradual

Es un hecho: la pérdida de peso gradual y sostenida es más saludable y sostenible a largo plazo. Aunque puede ser tentador buscar soluciones rápidas, la pérdida de peso gradual se asocia con una mayor probabilidad de mantener el peso conseguido a largo plazo sin recuperar los que nos hemos quitado de encima.

Además, hacerlo de manera gradual nos aleja de ciertos riesgos para la salud, como la pérdida de masa muscular o la desnutrición.

Mito 6. El ejercicio es un riesgo con la edad

Primero, hay muchísimos tipos de ejercicios; no todos son difíciles ni arriesgados. Segundo, que sea difícil no significa que no lo tengamos que hacer, al contrario, cuando algo nos exige esfuerzo es cuando empezamos a notar mejorías. Y tercero, el ejercicio es fundamental para la salud en general y para la pérdida de peso, sin importar tu edad. 

Así que, sí o sí tienes que incluir el deporte si quieres adelgazar y mantener un peso saludable. Existen muchos tipos de actividad física que son seguras y de bajo impacto. Puedes empezar probando pilates o yoga.

Artículos relacionados

Leave a Comment