Estos días de vacaciones (si tienes la suerte de estar de vacaciones, claro) son perfectos para descansar, desconectar y disfrutar del tiempo libre. También pueden ser una oportunidad para mantenernos activos y continuar con los buenos hábitos que hemos ido cosechando durante el año.

Si te cuesta encontrar la motivación para entrenar durante las vacaciones, te dejamos algunos consejos que te ayudarán a ponerte en marcha:

1. Establece metas realistas: menos tiempo, más días

Una forma de motivarte a hacer deporte durante la Semana Santa es establecer metas realistas. Si no estás acostumbrado a hacer ejercicio de manera regular, no te marques como objetivo hacer entrenamientos muy largos. En su lugar, establece objetivos más alcanzables y específicos, como hacer una caminata de 30 minutos cada día, o dedicar 20 minutos diarios a una actividad física que te guste, como una clase de yoga o de pilates. 

Es decir, en vez de dedicar dos horas al día a hacer deporte, muévete todos los días entre 30 minutos y 1 hora y dale a tu cuerpo la actividad que se merece.

2. Haz ejercicio al aire libre

Si el tiempo te lo permite, intenta aprovechar las vacaciones para pasar tiempo al aire libre. Desde caminatas y paseos en bicicleta hasta deportes que puedes hacer si tienes la suerte de vivir cerca del mar (o de haberte ido de vacaciones a pie de playa): jugar a las palas, hacer unos largos o caminar de costa a costa. Hay muchas opciones para disfrutar del aire libre y hacer ejercicio al mismo tiempo.

Recuerda que puedes llevar nuestra app a cualquier lado y entrenar con nosotros desde casa, el mar o la montaña. ¡Como prefieras! 

3. Usa música para motivarte

Escuchar música mientras haces ejercicio puede ayudarte a mantener la motivación y la energía. Crea una lista de reproducción con tus canciones favoritas y utiliza auriculares durante tus entrenamientos para aumentar la intensidad y disfrutar aún más de tu rutina de ejercicios. ¡A por ello!

4. Rétate con algún amigo o familiar

Hacer ejercicio con alguien puede ser una gran motivación para mantener una rutina de entrenamiento. Si tienes amigos o familiares que también quieran mantenerse activos durante la Semana Santa, ¡invítalos a unirse! 

Incluso si no podéis entrenar juntos en persona, siempre quedan las videollamadas. También podéis quedar a la misma hora para hacer ejercicios, aunque cada uno esté en un sitio, y comentar vuestros progresos.

5. Recompénsate

Una forma de motivarte a hacer deporte durante la Semana Santa es recompensarte después de cada sesión de entrenamiento. No hace falta que dejes volar tu imaginación hasta imposibles; algo tan sencillo como un masaje o un baño relajante pueden ser suficientes para ayudarte a seguir adelante con tu rutina.

Encuentra en estos consejos lo que mejor funciona para ti y aplícalos para pasar unas vacaciones activas, donde el deporte y el descanso formarán el tándem perfecto. ¡A disfrutar de las vacaciones!

Artículos relacionados

Leave a Comment