¿Mejorar la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio? ¿Además quieres aliviar los dolores de espalda? Ah, claro, y también corregir la postura, ¿verdad? Pues el pilates es la disciplina que estás buscando.

Pero ahora es cuando asoma la duda del novato: ¿por dónde empezar? Te la resolvemos, que para eso estamos aquí.

¿Qué tipos de pilates existen?

El pilates, como seguro que ya sabes, es un sistema de ejercicios que ha ido ganando popularidad por su capacidad para mejorar la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio de cualquier persona, independientemente de su condición física.

Hoy en día es una de las disciplinas más practicadas y admiradas: quienes lo prueban se convierten en sus fans y prescriptores. Y no es para menos.

Dentro del pilates existen dos enfoques principales: el pilates clásico y el pilates contemporáneo. 

El pilates clásico sigue las enseñanzas de Joseph Pilates, el creador del método, como su nombre indica. Este enfoque utiliza equipos tradicionales de la disciplina, que el propio Josehp Pilates inventó, como el reformer, el cadillac y el wunda chair, además de una serie de ejercicios que se hacen en suelo (matwork).

Los movimientos del pilates clásico están cuidadosamente diseñados para trabajar el cuerpo de manera uniforme y con control, con especial hincapié en el fortalecimiento del core, esencial para la estabilidad y el equilibrio. Su práctica requiere precisión y un gran control de la técnica.

En la actualidad, el pilates clásico se ha dividido en distintas disciplinas según el aparato que se utiliza para su práctica: 

  • Pilates Mat: es el tipo de pilates más tradicional. Se realiza en una esterilla, sin necesidad de ningún equipo adicional. Es la mejor opción para principiantes y personas que buscan un entrenamiento simple pero efectivo.
  • Pilates Reformer: se realiza en una máquina llamada reformer. La reformer utiliza poleas y resortes para proporcionar resistencia y asistencia durante los ejercicios. Más desafiante que el pilates mat y, también, muy común en personas que hacen rehabilitación.
  • Pilates Cadillac: al igual que el pilates reformer, se utiliza con una máquina, pero esta se llama cadillac. La cadillac es similar a la reformer, pero tiene más barras y accesorios que se pueden utilizar para realizar mayor variedad de ejercicios.
  • Pilates Chair: se practica con una silla especialmente diseñada para pilates, wunda chair, de la que te hablábamos antes. La silla proporciona apoyo y estabilidad durante los ejercicios. 

El pilates contemporáneo es una evolución moderna del método original, que incorpora elementos adicionales y ejercicios adaptados a las necesidades actuales. 

A diferencia del pilates clásico, el contemporáneo es más flexible en términos de secuencia y movimientos. Puede incluir variaciones con otros aparatos o equipo y es más abierto a las nuevas tendencias del deporte. 

  • Pilates Barre: es un tipo de pilates contemporáneo y combina elementos del pilates clásico con ballet. Se realiza en una barra de ballet y utiliza movimientos de esta disciplina para fortalecer y tonificar los músculos. Un pilates diferente, divertido y dinámico si vas sobrado de energía.
  • Pilates Fusión: al igual que el pilates barre, toma como referencia los ejercicios de pilates y los renueva con los de otras disciplinas, como ejercicios hipopresivos, entrenamiento funcional o artes marciales. 

¿Qué tipo de pilates es el mejor para ti?

Como todo en la vida, depende. Tus necesidades, tu nivel de experiencia y tu objetivo son claves para elegir entre el pilates clásico y el contemporáneo.

Si prefieres seguir un enfoque tradicional con secuencias estructuradas, el pilates clásico es lo que estás buscando. Mejorarás la movilidad, flexibilidad, fuerza y postura corporal a través de un pilates que lleva décadas ayudando a personas como tú. 

Pero si te aburres con facilidad y necesitas estímulos nuevos para no abandonar el deporte, el pilates contemporáneo seguro que encaja mejor contigo. La combinación de distintas disciplinas y las clases dinámicas te renovarán la energía.

Lo más importante es encontrar un estilo de pilates que te motive y te ayude a alcanzar tus objetivos de salud y bienestar. Si puedes, prueba distintas opciones y, elijas la que elijas, te pondrá en el camino correcto.

Artículos relacionados

Leave a Comment