La primavera y la alergia estacional son grandes aliadas. Los estornudos, el picor de ojos y la congestión nasal entran con fuerza durante esta temporada, cuando ya casi los habíamos olvidado durante el invierno.

Además, el cambio del clima puede afectar a nuestro sistema inmunitario y pasarnos factura, así que es el momento perfecto para reforzar nuestras defensas con una serie de hábitos que podemos incorporar en nuestro día a día.

¿Por qué debes fortalecer el sistema inmunitario pasados los 50 años?

El sistema inmunitario actúa como una  barrera de defensa contra agentes externos dañinos y ayuda a prevenir la invasión y proliferación de microorganismos que podrían causar enfermedades. 

A medida que nos hacemos mayores, el sistema inmunitario experimenta algunos cambios que pueden debilitarlo. Los linfocitos, las células de la sangre responsables de reconocer y combatir patógenos, pueden perder su capacidad de respuesta rápida, lo que hace que para nuestro cuerpo sea más difícil combatir infecciones.

El paso del tiempo también puede afectar a la producción de ciertas proteínas y moléculas que regulan la respuesta inmunitaria. 

Estos cambios, por norma general, suelen conducir a una disminución en la capacidad del sistema inmunológico para coordinar y regular adecuadamente nuestras defensas.

6 claves para fortalecer tu sistema inmunitario

Aunque nuestro sistema inmunitario puede debilitarse, eso no significa que estemos indefensos. Hay una serie de medidas que podemos tomar para fortalecerlo.

1. Alimentación rica en macronutrientes, vitaminas y minerales

La dieta juega un papel crucial en la salud del sistema inmunitario. Es importante consumir una variedad de alimentos ricos en nutrientes, como frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables. 

Potencia también el consumo de alimentos ricos en vitaminas y minerales, como vitamina C, vitamina D, zinc y antioxidantes, que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico.

2. Vitamina D, gran aliada

La deficiencia de vitamina D está asociada con una mayor susceptibilidad a infecciones y enfermedades autoinmunes. Esta vitamina ayuda a activar y fortalecer la respuesta inmunitaria al regular la función de células clave del sistema inmunológico.

La vitamina D se produce de forma natural en nuestro cuerpo cuando la piel se expone al sol. Así que, ya tienes una excusa para salir un ratito de casa. 

3. Hidratación continua

Es uno de los pilares del sistema inmunitario que menos trabajo te va a costar llevar a cabo.  

El agua ayuda a transportar nutrientes a las células y a eliminar toxinas del cuerpo, lo que contribuye a un funcionamiento óptimo del sistema inmunológico. Intenta beber al menos ocho vasos de agua al día y reduce el consumo de bebidas azucaradas y con alto contenido calórico.

4. Ejercicio regular

La actividad física regular no solo es beneficiosa para la salud cardiovascular y muscular, sino que también puede fortalecer el sistema inmunológico al aumentar la circulación sanguínea, promover la liberación de endorfinas y reducir el estrés. 

Combina distintos tipos de ejercicio como caminar, nadar, practicar yoga y entrenamientos de fuerza para mantener tu cuerpo en forma en todos los aspectos.

5. El estrés, a raya

El estrés crónico puede debilitar el sistema inmunológico y aumentar el riesgo de enfermedades. Busca formas efectivas de manejar el estrés, como la meditación, la respiración profunda, la práctica de hobbies relajantes o el contacto social con amigos y familiares. 

Es muy importante que priorices el autocuidado y el tiempo para ti mismo, de manera que puedas reducir los niveles de estrés y fortalecer tu sistema inmunológico.

6. Descanso reparador

Intenta dormir entre 7 y 9 horas cada noche y establece una rutina de sueño regular para mejorar la calidad del descanso. Evita las pantallas electrónicas antes de acostarte y crea un ambiente propicio para dormir en tu habitación.

Artículos relacionados

Leave a Comment